Nocturna Pico de la Miel

El 10.1.09 se reunieron las condiciones perfectas para subir al Pico de la Miel con Luna llena, en su momento mas cercano a la tierra, buena nieve, y visibilidad total.
Tan solo convenci a 3 “locos” que me querian acompañar, Angel Tejeria (padre), Andoni y Fernan (gominolas).

A las 10 de la noche quedamos en Medina para desplazarnos hasta Lunada donde nos esperaba Angel en su cabaña. Yo habia llegado tan solo unas horas antes de esquiar durante todo el dia en la estacion de Lunada.  A Angel le habia dicho que subiriamos al Pico a la noche y que a las 11 le haria unas señas con la luz del coche que me tenia que contestar con las luces de la casa, pero creo que no se creia que se lo decia en serio.

A las 22.20 llegamos a Espinosa con una noche espectacular una luna GIGANTE y un cielo estrellado precioso. Estabamos impacientes por ver si estaria despejada la zona alta. Alli dejamos a la novia de Andoni y a un amigo de fiesta por Espinosa y subimos todos al Suzuki. Supuestamente ellos nos esperarian “tomando tragos”  hasta que volvieramos.

Cuando salimos de Espinosa vimos que el Castro y la zona de Lunada estaban cubiertas y echamos unos juramentos; pensamos que teniamos que abortar la mision, pero aun asi seguimos para delante.

Durante toda la noche uno de los temas principales que tratamos fue la pena que no nos podian acompañar Javi (MontyMan) que ese mismo dia habia tenido una caida en Lunada en Pistas y se estaba acordando de nosotros en todo momento, Angel (Cond) que decidio reservarse para el domingo y de Fernan (Fernanlunada) que dijo que su mujer no le dejaba. Tanta era la “rabia – envidia” que tenia Fernan, que no tenia todas consigo que subiriamos, que a las 22.30, justo antes de perder la cobertura llegando a las Machorras, recibí una llamada suya y me preguntó lo siguiente:

“Iñigo, soy Fernan, que tal… donde andas?? Al final no habéis subido no?”

Al principio le dijimos que no nos habiamos animado a subir, ya que sino Fernan no podría dormir cagandose en todos nuestros familiares… el queria estar ahi!!! Pero los tres ibamos tan emocioandos en el Suzuki, que no pudimos aguantarnos y con el manos libres activado le dijimos que estábamos llegando a las machorras y que lo ibamos a intentar… Sabiamos que Fernan no podría conciliar el sueño sabiendo que estabamos en Luanda… con esa Luna… con esa nieve….

Al llegar a las machorras, Andoni dijo que y si lo conseguiamos habia que beberse una cervecita en lo alto del pico de la Miel.  Y me “obligo” a parar en el bar de las Machorras, donde bajo y compró 4 San Migueles.

Justo antes de parar en el bar, nos econtramos con un grupo de gente joven, unos 10, que parecia que estaban alojados en la casa rural de Las Machorras. Como estaba junto a la carretera, pare la marcha y baje la ventanilla: “Oiga perdona: ¿para ir hacia Lunada?”  La mirada de asombro de ese grupo a 3 colgaos en un suzuki de monte, vestidos con prendas de nieve, con los esquis y los Snow en la baca no se me olvidará jamás…. ” Seguir de frente y en el siguiente cruce a la derecha”.  – “Muchas gracias” contesté. Una vez reemprendimos la marcha y cerre la ventanilla, los tres nos empezamos a descojonar ya que se habian quedado totalmente acojonaos…. “Donde iran estos 3 flipaos a estas horas….” pensarian…. Menudas risas que nos echamos.

A las 23h exactas, nos acercamos a la zona de aparcamiento de la cabaña de Angel (zona Hoyo del Mulo), sigilosos. Queriamos dar una sorpresa a Angel, ya que por la mañana no se habia acabado de creer que fuesemos a subir.
Apagamos la luz del coche en varias ocasiones, para que no nos pudiese ver….. pero en cuanto llegamos a ver directamente la cabaña… vemos como empiezan a apagarse y encenderse las luces de la cabaña como si de un arbol de navidad se tratase…. Nos echamos a reir y le dimos con las largas para contestarle. Nos estaba esperando!!!!

Estabamos todo emocionados, ya que la luz que daba la luna era realmente increible. Era como estar de dia. Hacia una sombra brutal. (veanse fotos)

Desde alli nos pusimos el equipo y empezamos a hacer fotos. Me habia dejado mi camara en Bilbao y me prestaron una que no sabia utilizar muy bien, pero que nos ayudo a retratar un poco lo que disfrutamos.

Al llegar a la cabaña, Angel nos estaba esperarando con las botas puestas. Se calzó los esquis y ale, para arriba!!!
Subiamos: Angel y Andoni con travesia, Fernan(Gominolas) con raquetas y esquis en la mochila y yo,IDH, con Raquetas y Snowboard.

El frio (unos 10 bajo cero) pasaba desapercibido con la emocion que llevabamos… no hacia falta usar las linternas que habiamos comprado en el chino (jejejej), podiamos subir perfectamente con la luz de la luna.

Arriba, la base de picon del fraile se destacaba con una luz importante, sabiamos que nos tenian fichados. La vista del circo de Lunada (Peñalusa y Castrovalnera) era una autentica pasada. Como si fuera un postal. Ahora que estoy escribiendo estas lineas… solo de recordarlo… se me pone la carne de gallina.

Subimos por la Aza Larga, tranquilamente y difrutando de la gran noche. Cuando llegamos a divisar la cafeteria vimos que Jose e Isaac, que ya estaban avisados que subiamos, habian dejado las luces de fuera encendidas.

Cuando casi estabamos llegando al Pico, vimos un coche que subia por la carretera y pensamos a la vez…. “EL FERNAN”… “este no se ha podido aguantar y se ha subido”. Cuando vimos que se metio por la desviacion hacia la estacion, estabamos aun mas convencidos que era el y empezamos a encender y apagar las luces frontales, para hacerle señas que estabamos alli. Casi en la cabaña de fonde el coche se dio la vuelta, no sabemos si poruqe  solo queria  llegar hasta alli o poruqe estaba acojonado de las luces intermitentes que vio en el monte a altas horas de la madrugada….Asi que por desgracia, descartamos la visita de Fernan.

Llegamos al Pico de la Miel y hacia viento, pero las vistas de todo el valle como si fuese de dia no las voy a olvidar en la vida. Se veia hasta Santander, son la luz de la ciudad resplandeciendo. Se llegaba a ver Alto Campoo. Una autentica pasada.

Buscamos un sito donde poder refugiarnos un poco del viento y poder abrir 1 boteillin de cerveza para festejarlo (Andoni decia que era sabado y que habia que tomarse una birra). Brindamos, yq ue sabiamos que en ese momento eramso uns provilegiados y que tan solo un puñado de gente en toda la peninsula estaria esquaindo en ese momento.

Nos pusimos el material y encendimos los frontales. Nadie se decidia… y dije ALEEEE aya voy!!!!!!!!! y me empeze a emocionar a dar giros por toda la nieve virgen que habia en el pico de la Miel. Que gozada, que silencio, que noche, que nieve!!!!

Sin llegar a la zona de abajo mire para atras y me habia quedado solo y espere al grupo. Nos juntamos y seguimos la bajada hasta la barra de hierro de colores del rellano. Alli comente que la mejor opcion seria bajar por Abedules. Todo el dia habia estado la pista narnaja (la 1) cerrada por averia y estaba sin tocar.

Esa bajada por Abedules no se me olvidara jamás…. que pasada. En un momento paramos la marcha y nos miramos unos a otros, no nos podiamos creer lo increible que estaba. Que girazos!!!

Llegamos abajo intentadno tomar toda la izquierda para llegar hasta la cabaña de Angel. Me quite el snow en varias ocasiones los demas con los skis tiraron de bastones y al final pasaron.

Llegamos a la cabaña de angel skiando y viedno pisadas de animales, disfrutando del circo de Peñalusa. Nos quitamos los esquis y los dejamos clavados en la puerta, y Angel nos invito a entrar a la cabaña.

Dijo que era una ocasion muy especial y que habia que celebrarlo. Tenia una botella de champán esperando un acontecimiento importante y que ese dia habia llegado.

Brindamos con champán y comentamos lo afurtunados que habiamos sido consiguiendo hacer todo el trayecto con ese dia tan espectacular.

Fianlmente nos depedimos de Agenl que se quedaba en la cabaña a dormir y nos vovlimos a calzar los Skis/Snow y seguimos bajando disfrutando del paquetón.

Llegamos al coche nos cambiamos a eso de las 3 de la mañana y fuimos de vuelta para casa con rapidez… que en solo unas horas habia que volver a pistas….

Una experiencia inolvidable.

1 comentario
  1. DavidCalvo
    DavidCalvo Dice:

    Qué maquinón! Qué puta envidia más sana tio! Estar bajo una luna llena siempre es increible y místico, y si encima es en la nieve, alejado de toda la civilización ya ni te cuento!!!

    A ver si la próxima vez no me pilla tan liado y me animo!

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir